Todo lo que necesitas saber para abrir un restaurante y no volverte loco

Todo lo que necesitas saber para abrir un restaurante

El tejido de empresas hosteleras está creciendo en nuestro país. Y es que el modo de vida en el que estamos inmersos nos hace más propensos a hacer uso de este tipo de servicios. La socialización en torno a una mesa con comida y el poco tiempo para cocinar en casa por motivos de trabajo hacen que cada vez la demanda de servicios de comida sea mayor. Abrir un restaurante es una opción para emprender tu propio tu negocio, pero debes saber que es un trabajo duro y que cada día hay que dar el 200% para seguir vivo. Hay mucha demanda, pero también hay mucha oferta, lo que quiere decir que hay que agudizar el ingenio para tener éxito.

En este post te vamos a contar todo lo que necesitas para encarrilar tu estrategia para abrir un restaurante.

Qué tener en cuenta a la hora de abrir un restaurante

1- Concepto de restaurante  y comida

Lo primero que tienes que tener en cuenta para montar tu propio restaurante es qué tipo de restaurante quieres abrir. El concepto de negocio es muy importante tenerlo bien definido antes de dar cualquier otro paso.

Existen numerosas tipologías de negocios hosteleros, desde el tradicional restaurante de cocina casera, pasando por asadores, arrocerías, marisquerías, buffets libres, hamburgueserías, restaurantes de cocinas del mundo (italiano, tailandés, argentino….), restaurantes que hacen cocina fusión, gastro-bares…

Tener el concepto de restaurante te dará una idea del tamaño de local que necesitas y del gasto en productos que vas a tener que asumir.

2- Local

Una vez que tienes la idea clara, el siguiente paso es encontrar un local acorde a las necesidades que requiere tu concepto de restaurante. No es lo mismo el local que necesitas para abrir un buffet que para un gastro-bar. El tamaño en esta ocasión sí que importa.

Comprar o vender

Una de las interrogantes que se abren en cuanto al  local es, ¿comprar o alquilar? Bien, esto va a depender de la capacidad financiera que tengas. La compra va suponer un gran desembolso de dinero que te va a comprometer por unos cuantos años, a no ser que tengas dinero de sobras y puedas permitírtelo. Las ventajas son que siempre será tuyo y podrás hacer con él lo que quieras. Las desventajas son que es un gran desembolso inicial y que si por la razón que sea el restaurante no funciona, te quedarás endeudado.

Alquilar es una de las opciones más elegida precisamente por lo que acabamos de comentar. Porque si el restaurante no funciona es más fácil desvincularse. A pesar de que el alquiler será una de las cargas más fuertes que tendrás que afrontar en día a día de tu actividad.

¿Dónde?

Después de plantearse si comprar o vender, la siguiente pregunta que hay que hacerse es ¿dónde? Y es que es un aspecto muy importante. Tienes que buscar un lugar:

  • Visible. Que no haya ningún elemento que no deje ver que tu restaurante está ahí.
  • Transitado. Que sea una zona en la que haya movimiento de gente. Cuanta más gente pase por allí, más posibles clientes podrás tener.
  • Bien comunicado. Es importante que haya buena comunicación para llegar a él (autobuses, parada de taxis, tranvía, metro…) y que exista una zona de aparcamiento cercana o que se pueda aparcar fácilmente por esa zona.
  • Anchura de la acera. Esto es importante porque dependiendo de eso podrás poner terraza o no. Dirás, bueno si no hay terraza no pasa nada, pero el verano es una época para los negocios hosteleros que no tienen una, piénsalo bien.

Después de decidir el local, piensa en el ambiente y decoración que quieres darle. Porque es importante que sea un lugar acogedor y agradable para los clientes, y por otro lado porque es otro coste que tendrás que asumir.

local para restaurante

3- Maquinaria

La maquinaria es fundamental para el buen desarrollo de tu actividad. Y es otro factor de coste que tienes que tener en cuenta. Cámaras frigoríficas, planchas, fuegos, horno de leña… La maquinaria que necesites va a ir en función del concepto de restaurante que elijas. Para abrir una hamburguesería no necesitas un horno de leña por ejemplo, pero sí lo necesitarás si montas una pizzería.

Puedes hablar con los proveedores, porque en muchas ocasiones te ponen ellos la maquinaria. Sobre todo en cuanto a grifos de cerveza, cámaras refrigeradoras, congeladores y máquinas de café. El único requisito es que tendrás que consumir su género, pero es bastante rentable para tí.

4- Financiación

Es la base de cualquier proyecto hostelero, o de cualquier proyecto en general, junto con el concepto de restaurante. La financiación va a venir condicionada por cosas como el local (compra o venta), la inversión necesaria para acondicionar el local, la maquinaria, los primeros pedidos de género y un remanente que puedas necesitar hasta que el negocio empiece a dar beneficios.

Compara alternativas financieras y elige la que mejores condiciones tenga para tí. También puedes informarte para poder acogerte a alguna subvención pública. Aunque no sea mucho dinero puede ayudarte a empezar.

5- Definición del menú u oferta gastronómica

Una vez que tengas todos los puntos anteriores controlados llega el momento de definir cuál va a ser tu oferta gastronómica.

Lo primero que tienes que definir es si vas a tener un menú diario o carta, o solo menú los fines de semana, o por el contrario solo menú entre semana. Esto dependerá del tipo de cliente al que te dirijas. Por ejemplo si estás en una zona de trabajo, lo lógico será que ofrezcas un menú diario entre semana. Pero eso eres tú quien lo decide ya que también depende del tipo de restaurante que tengas.

Por otro lado, ten en cuenta las tendencias gastronómicas actuales. Actualmente las opciones vegetarianas, cocina internacional o cocina fusión tienen bastante repercusión entre los consumidores. Intenta ofrecer algo diferente a tu competencia y crea un valor diferencial.

Es importante también que tengas alguna opción para niños. Ofrece alguno de los platos más deseados por los niños como pollo, pasta, patatas fritas…

En este apartado tienes que poner un plan de precios basándote en lo que tu vas a ofrecer y en lo que está ofreciendo la competencia. Para empezar deberías tener una relación calidad precio buena, que sea atractiva y a medida que ganes en volumen de clientes puedes incrementar gradualmente los precios. Si lo que haces es bueno de verdad, a tus clientes no les importará la subida.

6- Plan de marketing y comunicación

Para tener todo listo antes de abrir tu restaurante es necesario que tengas un plan de marketing. En muchas ocasiones este punto no existe y realmente es muy necesario al principio sobre todo.

Plataformas de valoración

El sector de la hostelería tiene un gran potencial en el mundo de Internet y las redes sociales. El boca a boca por el que antes funcionaban los restaurantes, ahora sigue funcionando, pero en su versión online. Existen plataformas como Tripadvisor, en las que los consumidores valoran su experiencia en un restaurante. Esta palataforma de recomendación es muy importante a la hora de que los usuarios se decidan entre un restaurante u otro. Así que lo primero que tendrás que hacer es crearte una cuenta en Tripadvisor , te llegarán unos carteles para que coloques en tu local y así tus clientes sepan que pueden valorarte. Es el boca a boca pero del siglo XXI.

Google y Facebook también son dos plataformas de recomendación muy importantes para los usuarios y por tanto para los negocios.

Redes sociales

Otra dirección en la que tienes que trabajar es en promocionarte en redes sociales. Los restaurantes tienen un gran poder de atracción entre las personas cuando ven fotos de sus platos en redes sociales, ya se sabe que comemos por los ojos. Es díficil crear una comunidad, pero con tiempo todo se consigue. Para empezar puedes tirar de amigos y que compartan tus actualizaciones, ellos estarán encantados de ayudarte y tú se lo agradecerás eternamente. Haz saber a los clientes que tienes redes sociales, pon carteles con tus redes sociales, o incluyelas en las cartas, posavasos… La cuestión es hacerte visible.

Comparte el munú diario, haz fotos de tus platos que sean irresistibles, organiza algún concurso o sorteo, invierte dinero en publicidad para darle más viralidad a tus contenidos. ¡Todo suma en este mundo de las redes sociales!

Wifi social

Existe otra opción interesante, y que cada vez tiene más importancia, que es ofrecer wifi para tus clientes. Como ya sabrás, andamos pegados al móvil, ya sea por trabajo o porque nos gusta compartir las experiencias del día a día en las redes sociales. Lo importante es que necesitamos Internet para vivir, eso es un hecho. Así que aprovéchate de eso y ofrece a tus clientes una red wifi gratuita para que trabajen cómodamente, suban las stories de tus platos o comprueben su correo electrónico si gastar en su tarifa de datos. El wifi social te permite dar este servicio y además podrás obtener una base de datos de los clientes que se han conectado, que podrás utilizar para comunicarte con ellos a través de correo electrónico. ¡Toda una oportunidad para contactar con tus clientes!

Página web

Es aconsejable que tengas una página web mostrando tu oferta gastronómica. Si alguien está interesado en tu restaurante porque ha leído buenas críticas pero no encuentra lo que puede comer, casi seguro que no irá.

No hace falta un gran desarrollo web, algo sencillo, fácil de usar y con toda la información que el cliente necesita (horarios, dirección , carta, menú….)

redes sociales para restaurantes

7- Trabajadores

Los trabajadores que contrates tienen que estar realmente preparados para dar un buen servicio ante el cliente. Así que tómate tu tiempo para contratarlos.

¿Qué buscar en un camarero o cocinero?

  • Amable y respetuoso con los clientes. Recuerda que será la cara visible de tu negocio.
  • Soltura en el manejo de cafetera, grifo, bandeja, cocina…
  • Que le guste su trabajo
  • Consciente del sacrificio que supone trabajar en la hostelería
  • Experiencia en el sector
  • Conozca a la perfección los productos que ofrece tu restaurante

El número de trabajadores que necesitarás dependerá del tamaño del local y del volumen de trabajo que tengas. Si las cosas van bien es probable que tengas que ampliar plantilla.

8- Adaptación a las normativas

Las normativas son unos de esos quebraderos de cabeza para todos los negocios. Tienes que ser consciente de que tienes que adaptar tu restaurante a toda la normativa vigente para poder desarrollar tu actividad sin problemas ni multas inesperadas.

Estos son los trámites que debes gestionar antes de poner en marcha tu restaurante:

  • Canon a la Sgae
  • Licencia de actividad
  • Licencia de obras
  • Alta en Autónomos
  • Normativa de sanidad
  • Alérgenos
  • Salida de humos
  • Seguro de responsabilidad civil
  • Hojas de reclamaciones
  • Certificado de manipulador de alimentos de todos los trabajadores
  • Alta en la seguridad social

Conclusión

Este post daría para mucho más, pero de momento lo vamos a dejar aquí. Como ves, antes de abrir un restaurante tienes que pensar bien todo el plan que vas a seguir. Tener las ideas claras en un requisito indispensable. Poner todo a punto es un duro trabajo, pero con dedicación y pasión por tu negocio seguro que consigues sacarlo adelante.

Nuestros consejos

  • Cuida a cada cliente que entre por la puerta
  • Diferénciate de tu competencia
  • Dale caña a las redes sociales y a Internet
  • Crea un ambiente acogedor para que el cliente quiera volver

Si quieres hacer sentir a tus clientes como si estuvieran en casa, ofreceles wifi gratis, ¡en eso podremos ayudarte!